lunes, 3 de septiembre de 2012

APARM apoya un modelo de gestión directa de 7RM con la producción de programas realizada por las empresas de la región

Ante el anuncio hecho por el Gobierno Regional y difundido el día 29-08-2012 en una nota de prensa, en el que opta por la transformación del actual modelo de la televisión autonómica pública 7RM en uno de «Gestión Indirecta», APARM quiere expresar lo siguiente:

1.        Desde la creación de la Televisión Autonómica de Murcia (TAM-7RM) en el año 2005, APARM criticó el modelo elegido entonces por el Gobierno porque, al adjudicar la mayor parte de la elaboración de la programación a una sola empresa, no cumple con su función económica como servicio público ya que no permite impulsar el desarrollo de la industria audiovisual murciana y crear empleo. Estos siete años de contrato de TAM-7RM con GTM han demostrado que teníamos razón. Algo que el propio Gobierno reconoce implícitamente en su nota  de prensa.

2.        El Gobierno incurre de nuevo en el mismo error al anunciar que va a convocar un concurso público plurianual para atribuir a una empresa privada la «Gestión Indirecta» del servicio público de televisión autonómica. De modo que, en esencia, el actual "cambio de modelo" de TAM-7RM es sólo formal, ya que se le sigue encargando a una sola empresa la producción de los contenidos del servicio público de televisión. Con esta decisión también se verá negativamente afectada de nuevo la calidad de la programación, como ha ocurrido con GTM. Por tanto, mientras el Gobierno no explique y demuestre con razones lo contrario, como sigue excluyendo a las empresas murcianas de la producción de programas de 7RM, la APARM está en desacuerdo con este cambio de modelo, ya que no puede servir para apoyar el desarrollo de la industria audiovisual de la región ni para crear empleo. Al contrario, en la actual situación de crisis económica, esta decisión terminará de hundir al audiovisual.


3.        Desde la APARM apoyamos un modelo de gestión directa por RTRM con la externalización de la programación de 7RM, para que sea realizada por las pequeñas y medianas empresas audiovisuales de la región. De esta forma, además de cumplir con su función económica, la televisión autonómica pública, que es la que más contenidos demanda en la región, actuaría como catalizador de la actividad de producción audiovisual en el tejido industrial murciano, para fortalecerlo y generar empleo cualificado. Esto se puede hacer con un coste inferior a la mitad del contratado con GTM.

4.        Asimismo, también consideramos un grave error la desaparición de TAM S.A. (si ello supone la desaparición del director de antena y su equipo) y que el Consejo de Administración de RTRM sea el único encargado de controlar la gestión y el cumplimiento del Contrato-Programa, como dice el Gobierno en su nota de prensa. Después de siete años ha quedado claro que el Consejo de Administración de RTRM –que es un órgano de representación con un carácter claramente político derivado del resultado electoral–,  ni ha servido para controlar el cumplimiento de las funciones del servicio público (de hecho ignora cuales son), ni para velar por una programación de calidad que se ajuste a dichas funciones. Lo que indica que este órgano debería tener una orientación más profesional e independiente. Los únicos cualificados para velar por la aplicación del Contrato-Programa para que 7RM cumpla con su funciones de servicio público son profesionales. Con la desaparición de TAM S.A. anunciada por el Gobierno, se impide el control de la calidad de la programación ya que esta depende, además de la profesionalidad de los que ejecutan los proyectos, de quien los encarga, controla, programa y emite. Y esto corresponde al director de antena junto con su equipo de profesionales cualificados.

5.        Con esta decisión sobre TAM-7RM, el Gobierno demuestra, una vez más, que sigue actuando con parches en materia audiovisual. Desde APARM seguimos reclamando con urgencia la elaboración conjunta de un Plan de Medidas de Impulso de la Industria de Producción Audiovisual para cuatro años, a partir de los diferentes objetivos, líneas de acción y propuestas recogidas en el Libro Blanco, por un lado, y de las conclusiones y recomendaciones del estudio La Formación en la Industria Audiovisual de la Región de Murcia, que sea capaz de:
a.    Favorecer el desarrollo de las empresas a corto y medio plazo, así como las perspectivas de empleo en la región.
b.    Impulsar la producción estable de contenidos audiovisuales en el mercado interior, donde es importante el papel de 7RM, junto con la Sociedad de la Información y la TDT. Diseñar una política activa que fomente la coproducción en el mercado exterior.
c.    Promover la investigación y el desarrollo específicos del audiovisual en dos líneas básicas: contenidos y tecnología.
d.    Implantar un modelo de formación (reglada y no reglada) que sea abierto, flexible, ágil y plural, que esté en contacto con la realidad, capaz de favorecer el talento y la creatividad para formar buenos profesionales.
En suma, un plan que integre objetivos, estrategias, prioridades, acciones, plazos de ejecución, ayudas y mecanismos de financiación, así como las dotaciones presupuestarias necesarias. La ausencia de este Plan de Impulso del Audiovisual ha impedido e impide que se genere riqueza, empleo y un tejido empresarial fuerte en la Región de Murcia.